Todos hemos escuchado y quizás hemos visto algunos ejemplos del auge del Internet de las cosas (IoT). Actualmente, los titulares están llenos del lado del consumidor, como “el refrigerador inteligente le pide leche” y “nunca vuelva a perder su equipaje” o, tal vez, incluso “el calcetín tiene un sensor para que no se pierda en la secadora, “Todo ello suena emocionante, por supuesto. Pero, ¿qué significa esto para nosotros en el negocio del centro de datos? Nos gusta pensar en el Internet de las cosas en tres partes: la parte del consumidor que está en los titulares; el bit existente, que ya entendemos pero se verá afectado; y quizás el bit industrial, el más importante. Echemos un vistazo a cada uno y los impactos que pueden tener.

 

  Primero serían los consumidores. ¿Qué sabemos sobre esto? Bueno, dado que no tendremos un cable de fibra óptica de “manguera azul” por toda la casa, o puede no ser práctico para un automóvil o equipaje, en su mayoría será inalámbrico. Debido a la necesidad de mantener los dispositivos bastante simples para el uso de energía, los dispositivos involucrados tampoco tendrán mucha potencia de cómputo, por lo que tendremos que acercar las compuertas de cómputo, almacenamiento y red al dispositivo, es decir, un requisito para más centros de datos de borde. Pero, ¿qué pasa con la seguridad con estos dispositivos bastante simples? Todavía se está desarrollando. A continuación, la Internet existente, ya sabemos mucho de ella. Ciertamente, la promesa de Internet de las cosas requerirá computación en la nube y big data para analizar y dar sentido a la avalancha de datos generados. ¿Pero qué pasa con la latencia? No podemos esperar a que un automóvil autónomo reciba la decisión de detenerse en el centro de datos central, por lo que tendremos que segregar los datos para análisis a más largo plazo y toma de decisiones a corto plazo. Esto implicaría que la nube jugará un papel, pero se necesitará una solución híbrida. La seguridad es una preocupación conocida y está integrada en gran parte del hardware y software utilizado. Continuará siendo un requisito clave en el futuro, especialmente a medida que el mundo se vuelva más conectado y las apuestas se vuelvan más altas por la interrupción. Finalmente, el mayor impacto puede ser del lado industrial.  Por lo menos, el número existente de dispositivos y sistemas eclipsa el lado del consumidor aún incipiente. Algunas compañías de control industrial tienen decenas de miles de instalaciones en todo el mundo, desde industrias básicas como minería y metales, desde procesos hasta fabricación de productos farmacéuticos y semiconductores. La mayoría de estas industrias utilizan controles de proceso sofisticados y lo han hecho durante décadas. La mayoría se basa en un sistema de tipo de circuito cerrado o “intranet” donde, según el protocolo, ni siquiera se consideró la seguridad (como en el caso de RS485 o Modbus u otros). Además, los dispositivos no son direccionables a través de una dirección MAC, por lo que se necesita una puerta de enlace para conectarse al mundo exterior. Al igual que con el lado del consumidor, no puede estar completamente basado en la nube, pero por diferentes razones, piense en la propiedad intelectual y los secretos comerciales, así como la latencia. En el lado de TI, incluso hemos acuñado un nuevo acrónimo para controles industriales “TO” o Tecnología de Operaciones, porque cada buen desarrollo necesita un acrónimo, por supuesto. Cuando visualizamos esto, nos gusta pensar en una fábrica donde quitamos el techo y dejamos entrar internet, ¡con todas esas consecuencias! Puede preguntar “¿dónde están los beneficios, entonces?”. Actualmente, vemos el cambio al mantenimiento basado en la condición de las soluciones de pausa / arreglo o periódicas / calendario. Imagine que un motor le dice, según las condiciones, que el rodamiento se descompondrá en dos semanas o un interruptor automático que le dice que le queda un 80% de vida útil de contacto. Esto podría cambiar, racionalizar y simplificar completamente las operaciones. Entonces, ¿qué podemos concluir?  Diríamos que hay una dirección clara. Primero, sabemos que todos estos dispositivos producirán cantidades cada vez mayores de datos, lo que requerirá un análisis. En algunos puntos de vista, los datos ya han reemplazado al petróleo como el recurso más valioso del mundo (Economist, mayo de 2017). Por esta razón, creemos que habrá grandes centros de datos en el futuro. A continuación, dado que las “cosas” son principalmente inalámbricas y tienen una capacidad de almacenamiento y computación limitada, necesitaremos centros de datos de tipo borde más pequeños. Con la incorporación de los elementos industriales y de consumo, podríamos suponer que estos pueden construirse como un gabinete de energía / enfriamiento / TI “todo en uno”, quizás con una estructura ambientalmente endurecida (para usar en plantas industriales o incluso en plataformas petrolíferas o minas) y tener un grado de automatización mucho mayor que el que se usa actualmente (pensando en ubicaciones remotas o incluso tejados en grandes ciudades para estas estructuras, lo que sería difícil de hombre a tiempo completo). Más claramente, debemos considerar la ciberseguridad como un principio clave de diseño para el futuro. Se ha dicho, en particular por Alan Kay, que “la mejor manera de predecir el futuro es inventarlo”.  

Fuente: The Green Grid

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable The New Rules, S.L.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  The New Rules, S.L.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.